Noticias

Conducir un vehículo es una actividad de alto riesgo según la OMS



Una pequeña distracción puede ser fatal.

La Sub Dirección de Tránsito Terrestre de la PNC reporta que el 80% y el 90% de los accidentes, se encuentra implicado el factor humano como elemento fundamental. De este porcentaje hay tres fallos humanos que suman el 60% de este tipo de accidentalidad: distracciones, velocidad y Alcohol

La distracción al conducir es la primera causa de fallecimiento en accidentes de tránsito, hasta el día 20 de enero de 2015, reporta 1,110 accidentes de tránsito de los cuales 269 han sido provocados por la distracción del conductor, con un saldo fatal de 19 fallecidos y 103 lesionados.

Hablar por celular, chatear, enviar mensajes de texto o manipular teléfonos móviles: estos reducen la atención de un conductor en casi un 40 por ciento. Evita contestar llamadas si no tienes manos libres disponibles. Si la llamada es urgente, detén el vehículo completamente y estaciona en un lugar adecuado para contestarla,

Se recomienda que mientras conduces, siempre debes estar atento puntualmente a dos situaciones: a lo que sucede en la vía y a las señales que manda tu vehículo durante la conducción.
  Con respecto a la información vial que debes tener en cuenta están: los límites de velocidad, las señales de tránsito, el estado de la vía y del asfalto ( huecos, piso resbaloso por aceite u otros líquidos), carros varados o accidentados en el camino, derrumbes, desvíos, paso de peatones, entre otras

Algunas señales que manda tu vehículo que debes estar chequeando con frecuencia son: velocidad, temperatura, nivel de aceite y gasolina, luces, retrovisores, entre otros. También, es importante que estés atento a cualquier desperfecto mecánico que anuncie el tablero de tu vehículo , pues cualquier falla mecánica puede ser la causante de un accidente en la vía.

Manejar un vehículo, cualquiera que sea, es una actividad que necesita toda nuestra atención y concentración. Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) , conducir un vehículo está valorado como una actividad de alto riesgo, y por ello, la persona debe ser consciente de ello y asumir su rol como conductor y responsable de su vida, la de sus acompañantes y la de los demás agentes en la vía. Cualquier distracción puede ser fatal.